Pasado y presente

La Fantasía, nuestra historia

Desde 1913 al servicio de su hogar

Primera etapa

La Fantasía abrió sus puertas el 26 de Abril de 1913. Sebastià Palliser Villalonga regentó el negocio durante 32 años hasta 1945. Las damas de la época encontraban un elenco de tejidos sofisticados para una confección pret-a-porter que en aquel momento no tenía igual en Menorca. Durante la guerra, la tienda se mantuvo prácticamente siempre abierta y a pesar de la falta de existencias, exhibían cajas de género vacías que a ojos del público, pasaban por llenas para suplir, con imaginación, los momentos más complejos. A la jubilación del fundador, su sobrino, Pere Palliser Carreras, que estaba en la tienda desde los catorce años, se hizo cargo del negocio pero abandonando progresivamente el encaje por otras necesidades del día a día en ropa.

Época para reinventarse

La especialización en cortinaje y ropa del hogar se fue introduciendo paulatinamente desde mediados de los años 70 cuando el hijo de Pere Palliser Carreras, Juan Antonio, asumió la dirección. Concretamente, en 1974 la tienda sufrirá una gran remodelación en la que La Fantasía irá creciendo en metros ya que se comprarán los bajos de la tienda y más espacio de exposición. El turismo en Menorca empezaba a coger cierta velocidad de crucero y pudieron aprovechar el tirón para equipar apartamentos, hoteles y nuevas residencias que se iban incorporando al paisaje. El suministro y colocación de cortinas, sábanas y toallas a la carta, se convertirían definitivamente en especialidad de la casa.  Veinte años más tarde, una segunda reforma aprovecharía para dar consistencia al hecho de poder hablar del edificio de La Fantasía en el centro de Maó y la penúltima remodelación, en 2008, redimensionó la tienda hacia más especialización con la introducción de grandes marcas de ropa del hogar.

Interiorismo téxtil

La transformación de una tienda que pretendía equipar por completo hogares y pequeños hoteles rurales, ha sido la visión que ha conducido a la cuarta generación, liderada por Pedro Palliser y su mujer Mónica, hasta el interiorismo téxtil como un nuevo espacio inspirador, un espacio con vocación de showroom que desde la calle de l’Ángel ha sabido seleccionar las mejores marcas y los mejores tejidos para mantenerse a la vanguardia de la inspiración. Redescubrir nuestro hogar con elegancia y estilo, en el pret-a-porter de la alta costura de interiores.

 

//]]>